Una millonaria inversión que apuesta al desarrollo del ecoturismo en el parque Iberá

10 de abril de 2016

“La alianza estratégica y el reconocimiento del Gobierno nacional a las potencialidades de nuestra provincia permiten darle el impulso que el proyecto necesita”, destaca el autor. “Con un área protegida de 650.000 hectáreas, los Esteros del Iberá se posicionarán como el mejor destino ecoturístico de la Argentina”, resalta en el artículo.

POR SERGIO FLINTA (*)

La presentación del plan de obras que vamos a realizar en las ciudades que están en rededor de los Esteros del Iberá es la concreción de un trabajo de mucho tiempo y el firme compromiso de un Gobierno que ha trazado un horizonte hacia el desarrollo local y la producción de naturaleza. Las inversiones que vamos a realizar ascienden a 900 millones de pesos.
La alianza estratégica y el reconocimiento del Gobierno nacional a las potencialidades de nuestra provincia permiten darle el impulso que este proyecto necesita. Con un área protegida de 650.000 hectáreas, la recuperación de su vida silvestre y la puesta en valor de su cultura, Iberá se posicionará como el mejor destino ecoturístico de la Argentina. Con decisión, trabajo y el compromiso de todos los sectores lo estamos logrando.
El Plan Maestro para el Desarrollo del Iberá incluirá las obras, proyectos y programas que se llevarán a cabo en el territorio y guiará la inversión pública y privada, el desarrollo de las comunidades y sus emprendedores, así como también las acciones de gestión del área protegida.
Las obras de infraestructura vial, energética y de comunicaciones, conectividad aérea, agua potable y saneamiento, gestión de residuos, impactarán fuertemente en la vida de 12 municipios (Ituzaingó, Virasoro, Santo Tomé, Colonia Pellegrini, Mercedes,Yofre, Chavarría, Concepción del Yaguareté Corá, Mburucuyá, San Miguel, Loreto y Villa Olivari) y sobre 150.000 habitantes.
Con orgullo y satisfacción ratificamos que transitamos la senda correcta cuando hablamos de conjugar naturaleza y cultura para llegar al ecoturismo. Estamos cumpliendo con un legado ancestral cuidando nuestro medio ambiente y con responsabilidad les podemos dar desarrollo económico a los 12 pueblos que rodean el Iberá.
Muchos de ellos paradójicamente son los más pobres de la provincia porque no tienen posibilidades de desarrollarse más allá de que hoy estén emplazados casi en el edén, en una geografía privilegiada.
Nuestra provincia está llena de ricas historias y lo que estamos haciendo es fortalecer las relaciones entre los pueblos y armar circuitos turísticos con el acompañamiento de todos los sectores de cada ciudad. El acompañamiento de todos es fundamental para lograr un proyecto integrador como lo es hoy Concepción del Yaguareté Corá con todas sus ofertas turísticas.
Haber reintroducido especies extinguidas hace años como el oso hormiguero, el venado de las pampas, el pecarí de collar, el guacamayo rojo y la presencia hoy del yaguareté en un programa de reproducción que se lleva a cabo en la isla San Alonso, convierten al Iberá en un verdadero santuario de la naturaleza.
En su última encíclica papal Francisco reflexiona: “La desaparición de la cultura puede ser tanto o más grave que la desaparición de una especie animal o vegetal”. Por ello es fundamental seguir afianzando las raíces de nuestra cultura, sus costumbres, esa riqueza que da vida a los pueblos llenos de tradición oral y costumbres que fueron transmitidas de generación en generación. Esa es nuestra mayor riqueza como sociedad y entre todos debemos preservarla. Ese es el valor agregado que tenemos para ofrecer a los que quieran conocer nuestras riquezas naturales.