Bicentenario de Loreto 1817-2017

Tras la expulsión de la Compañía de Jesús y del ciclo revolucionario rioplatense de comienzos del siglo XIX, se quebró la unidad política e institucional de los treinta pueblos de indios guaraníes del Paraná y el Uruguay, que entraron en un proceso de progresivo fraccionamiento y disolución. Las 15 reducciones ubicadas entre los ríos mencionados, gobernadas desde 1815 por caudillos guaraníes, sufrirían a principios de 1817 la invasión casi simultánea de fuerzas portuguesas y paraguayas.

La destrucción de los pueblos y el saqueo subsiguiente obligaron a quienes pudieron salvarse de la muerte y las prisiones enemigas a replegarse hacia los límites con Corrientes donde levantaron los nuevos pueblos-refugio de San Roquito y Asunción del Cambay en el Sur, y de Yatebú (Loreto) y San Miguel en el norte, en los que los misioneros guaraníes buscaron reconstruir su antiguo modo de vida y su ancestral cultura, incluyendo la lengua oral y escrita.